El peligro de procrastinar antes de los exámenes finales

En época de exámenes o de entrega de trabajos finales, cualquier excusa es buena para posponer el momento de comenzar la tarea. Pensamientos como “si duermo la siesta, me sentiré con más ánimo para estudiar” o “lo haré más tarde” pueden parecer inofensivos pero no lo son. Los expertos alertan del peligro de convertirse en un procrastinador, un especialista en retrasar de forma recurrente el inicio de una actividad por miedo a fracasar. Esa falta de acción deriva en sentimientos de culpa y puede generar ansiedad en el estudiante.

procastinar1-810x312

“Es una conducta frecuente que afecta a más del 50% de los universitarios”, asegura Marcela Paz González, profesora de la Facultad de Psicología de la UNED . Los llamados postergadores son, en muchas ocasiones, perfeccionistas con aspiraciones demasiado ambiciosas. Esa expectativa hace que comenzar una tarea les suponga un esfuerzo titánico. “Por miedo a fracasar evitan realizar trabajos en los que no hay garantía de éxito”, apunta González. Al no poder alcanzar las metas poco realistas que se imponen, sienten que no están a la altura y ven el mundo demasiado difícil y exigente.

“Para evitar esos sentimientos, retrasan el momento de ponerse a estudiar. El trabajo se les acumula entonces y se empiezan a sentir saturados y ansiosos”, detalla la experta. En lugar de buscar soluciones, suelen pasar su tiempo lamentándose.procrastinar

Tim Urban explica de manera cómica en una charla TEDX (ver enlace)  los mecanismos que se accionan en el cerebro de un procrastinador. Es la parte más animal la que busca la satisfacción inmediata y el entretenimiento constante y la que bloquea a nuestro yo responsable.

Para hacer frente a esta conducta y empezar a estudiar para los exámenes finales con suficiente antelación, un grupo de expertos propone seis técnicas:

cabeceramail-01

SEIS TÉCNICAS PARA EVITAR LA PROCRASTINACIÓN

1- Empieza ahora. ¡Esperar a que llegue la inspiración es un error! es mejor empezar la tarea sin estar inspirado, pues es más probable que llegue mientras se está trabajando que sin hacerlo.

2- Divide la tarea en trozos. “El objetivo es dividir el contenido en pequeños bloques y estudiarlos en espacios de 15 o 20 minutos para obtener la sensación de logro”, explica Marcela Paz González, de la UNED.

El estudiante debe hacer un descanso de cinco minutos entre cada bloque. “Es imprescindible eliminar cualquier fuente de distracción (móvil, tele,…, no tenerlos al alcance. Distraen, desconcentran y son perfectos para procrastinar”, señala Nuria Codina, profesora de Psicología Social de la Universidad de Barcelona.

 3- Elabora un calendario de estudio. Aplicaciones como Google Calendar son útiles para organizarse. Tener una visión panorámica de los diferentes exámenes o de los proyectos y las fechas de entrega ayuda a ver qué tareas hay que priorizar.

 4- Identifica tu biorritmo. Hay personas a las que les cuesta mucho arrancar por la mañana y tienen más energía por la tarde. Sin embargo La profesora de la Universidad de Oakland Barbara Oakley, recomienda no recurrir a la presión de dejarlo todo para última hora de la tarde o noche para ser más productivo. El biorritmo se puede modificar con la rutina, cambiando el horario.

Se conoce que al dormir crecen nuevas conexiones entre las neuronas, pero solo un grupo reducido. Por eso es importante asimilar nuevos conceptos poco a poco cada día. “Saturarse la noche antes del examen significa que se va a construir una estructura neuronal muy débil”, indica la coautora del curso Aprendiendo a Aprender de la plataforma Coursera.

5- Intenta engancharte a la tarea. Muchos alumnos creen que todo es igualmente importante. Entonces su primera tarea es aprender a detectar dónde está la información relevante. Para ello recomiendan crear mapas conceptuales. “Al elaborar estos esquemas, el estudiante realiza un esfuerzo importante para distinguir lo esencial de lo superfluo y procesa mejor la información. Estos mapas son como un árbol que entrelaza conceptos clave sobre una temática; aportan una visión global”, indica Anna Iñesta, de ESADE.

6- Habla con tu mejor parte. “Normalmente la frustración es la que ocupa gran parte del diálogo interior. Eso provoca que aparezca el miedo a un futuro fracaso”, señala González. El estudiante debe cambiar el discurso que tiene de sí mismo para ganar confianza. “Si se dice a si mismo que no es capaz, tiene que sustituir ese discurso por el de momentos de éxito en los que sí logró un buen resultado académico”.

ver

Fuente:

Artículo “El peligro de procastinar antes de los exámenes.

De: http://economia.elpais.com/economia/2016/05/20/actualidad/1463765782_524095.html?id_externo_rsoc=TW_CC

Cortesía Curso: Programa de Estudios

Anuncios

Dejamos de temer aquello que logramos entender- 4 consejos de ORATORIA

No es la minoría, sino la mayoría de personas que experimentan miedo e inseguridad ante la perspectiva de dirigirse a una audiencia al saberse observado y evaluado. El miedo a hablar en público lo experimentan todos: desde aquel que sufre de Glosofobia (termino psicológico que refiere al miedo de hablar en público), hasta un vendedor experimentado, quien siente una mezcla de adrenalina y temor ante un cliente. La diferencia de uno y otro es que el primero se paraliza, mientras el 2do, se motiva aún más.

Reconocer los mecanismos del miedo nos ayuda a trabajar con ellos. Aquí algunos breves consejos:

1.- Ejercítate.- Ejercicios de respiración oxigenan y dan tranquilidad al cuerpo.  Ejercicios de visualización ayuda a enfocarse, sea en una audiencia, sea en el tema.

imagen novedad

 

2- No te resistas ¿Por qué? Al evadir puedes entrar en un espiral de pánico, aunque estés nervioso haz como si nada. Recuerda que el miedo sólo lo sientes tú. La sensación de preocupación y leve ansiedad anticipatoria (me voy a quedar en blanco, me van a notar que estoy nerviosísimo…) es algo normal y se supera a medida que la persona se expone más veces y comprueba por sí misma y por el feedback que recibe del público, que lo hace bien.  

3.- Comprende el miedo y decide liberarte de él . Identifica los nervios que sientes y déjalos pasar. “Ordénales” que se sienten un ratito. Aprende a identificar tu diálogo interno que boicotea [voy a fracasar, me voy a bloquear…]”. Una vez identificado bloquéalo.

Para combatir sensaciones físicas incómodas (palpitaciones, sudor, rubor, temblor, sensación de hormigueo en las manos u otra parte del cuerpo) la mejor recomendación es no desistir, ya que irán desapareciendo según tomemos confianza y veamos que sí somos capaces de hacerlo”

imagen novedad

4.- Sonrie. imagen novedad

“Dejamos de temer aquello que logramos entender”- Marie Curie

Síguenos en

Facebook

 BLOG

Nueva Acrópolis

Sede San Miguel

Teléfono

578-6618

E-mail

maranga@acropolisperu.org

Web

maranga.cursosacropolisperu.org

pos 27 de junio tip 1-01mail

6 consejos prácticos para perder el miedo a hablar en público

No es la minoría, sino la mayoría de personas que experimentan miedo e inseguridad ante la perspectiva de dirigirse a una audiencia. El saberse observado y evaluado despierta distinta clases de emociones en uno y tú ya lo debes haber identificado.

Aquí, algunos pasos básicos que puedes seguir si tu emoción ante una audiencia es el miedo de hablar en público:

  • organizateOrganízate: haz las cosas con tiempo. Cuanto más organizado estés, menos nervioso te pondrás. Si es posible, acude por anticipado y revisa el audio, video y proyección. Si no se puede, al menos ¡no llegues tarde!  que sumará a ponerte nervioso.

 

 

1294596

  • La preparación es la clave. Ten en claro las 3 o 4 ideas principales y céntrate en ellas. Cuanto más conozcas lo que vas a hablar, tendrás más seguridad en tu exposición y es menos probable que pierdas el hilo conductor. Así, en cualquier momento te será fácil retomar el discurso. Escribe también posibles preguntas y respuestas.

 

  • Woman practicing speech in empty presentation roomEnsaya y practica previamente. Practicar, practicar, practicar, antes de salir al frente. ¿Se te ha ocurrido grabarte en video (celular, pc cam, cámara, etc.) o en audio en tu preparación para un discurso o exposición? Hazlo y te sorprenderás.

 

 

 

buenhumos

  • Haz uso del buen humor. Sin duda, una poderosa herramienta. Sostén un tono amistoso y, de vez en cuando sé jocoso, esto te ayudará a sentirte relajado y también dará confianza al público.

 

 

 

  • Utiliza ayudas audiovisuales: bien elaboradas, mantienen la atención del público que se concentra en captar el mensaje. Y a ti te servirá para evitar que te quedes en blanco o pierdas el hilo.

 

Fashion Model Peeking from Backstage

 

  • No te “obsesiones” con el comportamiento de la audiencia. Si alguien sale, o se pone a hablar o bosteza, no es ni tu culpa ni una catástrofe. Repite antes de salir: “no podemos controlar que una persona haya pasado una mala noche o que esté preocupada con unos cuantos problemas.”

 

Pon en práctica estos consejos para empezar y te sorprenderás. Así luego, te entusiasmará aprender más técnicas y prácticas con los expertos.

Cortesía  Curso ORATORIA

Área de investigación Clínica Mayo EEUU

FINAL BLOG

 

Pasos para renovarse

¿Has sentido que de vez en cuando caes en la rutina? ¿Sientes que has perdido las ganas de realizar tus actividades? Entonces, es probable que necesites renovarte. Renovarse implica realizar cambios en nuestra manera de vivir; cambios que nos permitan devolver la energía a nuestras vidas y dejar atrás esos malestares propios de la rutina o las cargas del pasado.

¿Cómo renovarnos? A continuación te brindamos algunos pasos que te permitirán adquirir nuevamente esa vitalidad y entusiasmo:

  1. Detenerse un momento cuando nos sintamos cansados o agobiados.
    Hagamos un alto a nuestras actividades por unas horas o una tarde, preguntémonos por qué las realizamos y démosles una finalidad que vaya más allá de un simple aspecto material como el dinero. Existen fines más trascendentes como desarrollar el auténtico servicio, ejercitar la creatividad, cultivar la tolerancia, mejorar la atención, etc. Recordemos siempre ese propósito, especialmente cuando volvamos a sentir que caemos en la rutina.Oficinista-meditandofinalmail
  2. Aprender a perdonar y a perdonarnos. Decía Platón que no existe la maldad, sino la ignorancia. Reconozcamos que no hay persona perfecta y que ni siquiera nosotros mismos lo somos.hugging
  3. Cambiar de actitud.Miremos la vida con otros ojos, con una actitud de victoria frente a las adversidades. Veamos el lado positivo en todas las cosas. Los pensamientos positivos llaman a las acciones positivas.actitud-positiva-7-pasos
  4. Dejar atrás los recuerdos que nos producen dolor o malestar.Si vivimos del pasado nos estamos perdiendo la vida que pasa frente a nosotros. Así como un árbol se desprende de sus hojas sin resistirse al cambio y revitaliza sus raíces alcanzando una etapa de renovación en la que reverdecen sus hojas, así nosotros debemos dejar caer el dolor vivido en el pasado, conservar la enseñanza de esa experiencia y devolver energía a nuestras vidas, comprendiendo que todo fin de una etapa debe ser el comienzo de otra, nueva y mejor.arbol mail

 

Por último recuerda: “Aquello a lo que te resistes, persiste.”-  Carl Jung

CORTESÍA CURSO – El arte de conocerse a sí mismo  –  Inicia: 18 y 21 de mayo.

para mail-01

El lado positivo del estrés

El problema del estrés se soluciona con adecuados espacios de recuperación de energía.

Estamos saturados de leer, escuchar, ver e inclusive vivir los efectos negativos del estrés. Pero resulta que el estrés, en su justa medida, también tiene efectos positivos que nos ayuda a fluir en el trabajo y funciones:

  • Libera adrenalina en el cuerpo, lo que nos ayuda a actuar con mayor rapidez.
  • Eleva nuestros niveles de desempeño.
  • Genera descargas de endorfinas que nos dan sensación de placer sobre la actividad que estamos realizando.
  • Aumenta nuestra capacidad de atención a múltiples tareas.

Entonces, ¿en qué radica que suframos de los efectos negativos del estrés o gocemos de sus efectos positivos? De nuestros niveles de energía interna. El estrés consume energía, y los efectos positivos o negativos sobre nuestro bienestar y desempeño dependen precisamente de nuestros niveles de energía, tal como se muestra en la gráfica siguiente:

articulo estres positivo-01

Nuestros niveles de energía lo podemos regular a través de tener hábitos adecuados. Por ejemplo Tal Ben-Sahar, Profesor de la Universidad de Harvard, habla de que debemos tener múltiples espacios de descanso:

  • Macro espacios (semanas – meses): espacio reconocido como vacaciones al ser de larga duración y que nos permite salir totalmente de nuestra rutina diaria. Lo ideal sería hacer pausas de este tipo cada 4 meses o como mínimo una vez al año (mientras menos frecuente, más larga debe ser la pausa). Primordial: lograr la verdadera “desconexión” del día a día.
  • Mezzo espacios (noches – días): Curiosamente mientras más estrés se tiene, más se descuidan estos espacios de descanso y recuperación. El exceso de responsabilidad lleva a trabajar en exceso, con horas y días extras, bajo la creencia de que es necesario para sacar el trabajo a tiempo. Numerosos estudios demuestran cómo el desempeño es muchísimo mayor cuando las personas tienen el descanso adecuado. Empezar cuidando los horarios de entrada y salida del trabajo, así como aprovechar adecuadamente los días de descanso laboral.
  • Micro espacios (minutos – horas): dentro del ajetreo diario, es fundamental reservar pequeños espacios que rompan con la rutina que llevamos. Hacer pausas activas cada hora y media, levantarse a tomar un café, dormir una siesta al medio día, comer con los amigos y no frente al computador, representan pequeñas dosis de energía que ayudan a desenvolverse de mejor manera en ambientes o momentos estresantes.

Cortesía Curso Inteligencia Emocional

Artículo resumen de ” Lecciones de la Neurociencia para manejar el estrés” ( http://blogs.gestion.pe/)
Artículo completo redactado por Johan Stuve – Director del Proyecto Happiness para Latinoamerica : http://blogs.gestion.pe/felicidadenlosnegocios/2016/01/lecciones-de-la-neurociencia-para-manejar-el-estres.html

 

RGB básico

RGB básico

 

¿Cómo saber aprovechar la oportunidad que se presenta?

oportunidad

Cuando se presenta una oportunidad cualquiera, llámese en el trabajo, en el hogar, en los estudios, en la profesión, como en la trascendencia de la vida, podemos estar debidamente preparados o no estarlo y a pesar de tener la oportunidad, no podemos acceder a ella. Por no estar listos.

Para cualquier acción se requiere de un entrenamiento, de una preparación, y de acuerdo a ello saber actuar considerando la circunstancia a partir de la que hemos aprendido y lo que sabemos.

Para estar preparados para las oportunidades que vendrán debemos:

1.- Tener clara la finalidad de la Vida.– La finalidad nos permite aprovechar el tiempo. Si sabemos lo que queremos entonces sabemos establecer prioridades.

Es importante considerar que la vida no sólo está compuesta de profesiones, distracciones, capacitaciones, riquezas, adquisiciones. Debe haber algo más que el simple consumo. El descubrir ello ya es trascender en la vida. ¿Hay algo más? Pues sí, y es una vida más profunda, más abierta, más humana. Consideremos que una cosa es un medio (profesión, trabajo, dinero, etc.) y otra cosa es un fin (¿para qué vivimos?)

No confundir los medios con los fines. Tener claro esto es el inicio para lograr un sentido en la vida.

2.- Conocerse a sí mismo.- Con criterio valiente. No solamente es conocer el tipo de personalidad que tenemos para saber con qué contamos, sino también conocer cuáles son nuestras fortalezas y debilidades.

Hoy está en boga el FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas). Es interesante ver cómo hoy volvemos a las eternas enseñanzas que provienen del pasado. Ya los filósofos estoicos del antiguo imperio Romano nos hablaban que el individuo que ha logrado el dominio de sí mismo y de sus circunstancias es aquel que sabe con claridad cuáles son las cosas que dependen de uno mismo(fortalezas y debilidades) y cuáles no( oportunidades y amenazas). Para conocerse a sí mismo no hay mejor herramienta que la Filosofía.

200470275-0013.- La conciencia del tiempo presente.- El conocimiento de sí mismo nos lleva naturalmente al dominio de sí mismo. Dominar es poner de manifiesto un Poder. De allí que el Poder sobre sí mismos, el gobierno de sí mismo, nos lleva a tener poder sobre el Tiempo.

En la plena conciencia de lo que estamos haciendo, en la plena conciencia del tiempo presente está la oportunidad. La oportunidad de hoy, tal vez mañana ya no lo sea. El dejar pasar el tiempo es una manera de perder oportunidad. Hay que aprovechar el tiempo. Como decían los romanos: Carpe diem.

4.- Dar el exacto valor a las cosas.- Teniendo clara la finalidad y el necesario conocimiento de sí mismo, es más sencillo otorgar el valor que corresponde a cada cosa o situación, incluyendo las personas.

Es una cuestión de prioridades y de acuerdo a ello actuar convenientemente. También es importante el saber medirnos y valorarnos correctamente. Gracias a ello se busca un equilibrio en todo sentido: en nuestro mundo físico, emocional, mental y espiritual.

5.- Necesidad de la Experiencia.– En nuestra vida acumulamos muchas vivencias, pero no todas ellas resultan en conformar LA EXPERIENCIA. Precisamente por ello es que se vuelven a cometer los mismos errores. El que logra Experiencia ha sido consciente en todo momento, ha aprendido en todo momento y lugar. Tiene una vocación natural para aprender… y para enseñar.

Con lo atesorado se aventura a mejorar lo que se puede mejorar, en corregir lo que se puede corregir, en desechar lo que se debe desechar; en fin, es experiencia como sabiduría.

Básicamente lo mencionado es lo que necesitamos para estar debidamente preparados ante la presencia sorpresiva de una oportunidad.

Fuente: Libro de Colección “El arte de Ver las Oportunidades” – Jorge Luis Preciado

CORTESÍA CURSO INTELIGENCIA EMOCIONAL.

ORATORIA – Claves para entender a los oyentes

NUEVO ARTÍCULO: ORATORIA – Claves para entender a los oyentes

Oratoria

Tener miedo no es un obstáculo pues todos lo tenemos. Para los oradores el miedo es estimulante, porque hace que la mente busque la mejor forma de hacerlo.

    • ¿Cuál es la clave para llegar al corazón de los oyentes?
    • ¿Sabías que a pesar de las creencias, valores y sentimientos particulares, las personas pueden tolerar otra forma de pensar, siempre y cuando sea expuesta de forma racional?



Una de las definiciones explica la ORATORIA como el arte de hablar con elocuencia, es decir, la capacidad de hablar bien, expresando las ideas de manera correcta y efectiva para convencer al público.

Los buenos oradores, deberían ser capaces de influir sobre los pensamientos, las emociones y las acciones de sus oyentes.

¿Cuál es la clave para llegar al corazón de los oyentes?

La forma cómo se expresan nuestras ideas contiene el secreto del éxito.

Si no informas debidamente, no te entenderán; si no impactas, no recordarán lo que dijiste; y si no conmueves, no los persuadirás; y si no entretienes, se aburrirán y no te prestarán atención.

EL PÚBLICO, primer factor en la clave de la buena ORATORIA2479813-felicidades-equipo-de-negocios-en-una-conferencia-felicitando-a-un-orador-invitado1

Tener en cuenta:

  • La edad
  • Las creencias, valores y sentimientos
  • El nivel cultural y educativo
  • Los intereses de los oyentes

Entendamos que estos factores determinan: el tema a tratar, el vocabulario que se utilizará y el tiempo a emplear.

Por ejemplo, no se usa el mismo lenguaje con un grupo de estudiantes de secundaria, que con un grupo de universitarios, estos grupos tienen distintas edades, otro tipo de intereses y son de un nivel educativo diferente. Parece obvio ¿No? pero en realidad: ¿Cuántas veces nos damos un minuto para reflexionar las características a tener en cuenta del oyente, antes de empezar el discurso?

En el caso de los estudiantes de secundaria, se utilizará un lenguaje más simple, ejemplos de su realidad y en relación a su edad. Será preciso hablar, adecuando el vocabulario.

En cuanto a las creencias, valores y sentimientos, es importante saber que las personas pueden tolerar otra forma de pensar, siempre y cuando sean expuesta de forma racional. No es pertinente ponerse en contra de la audiencia, hay que tener tacto. Si vas a hablar de un tema que puede causar polémica, mantén tus observaciones tan racionales y objetivas cómo sea posible, pues la mayoría de los oyentes tienen una determinada creencia. Eso evitara que el público se vuelva hostil y no sea receptivo.

oratoria

En conclusión, date un minuto para reflexionar las características de tu audiencia antes de empezar tu discurso, mejor si lo desarrollas por escrito para darle claridad a la forma que emplearás.

¡Practícalo! Hablar en público es un arte que se puede aprender de la misma forma en la que se aprende a tocar el piano, a bailar o nadar. El secreto está en la práctica.